Con el Reiki aumentaron la culpa, ideas de muerte y la ira, “yo parecía un demonio”